CorteIDH: El Golpe de Estado fue un hecho ilícito internacional

Tegucigalpa, Honduras | Reporteros de Investigación

En su libro El Golpe 28 J, el expresidente de Honduras, José Manuel Zelaya Rosales, retoma la sentencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte IDH): «152. La Corte constata que, conforme al derecho internacional, los sucesos ocurridos en Honduras a partir del 28 de junio de 2009 constituyeron un hecho ilícito internacional».

Esta sentencia es parte del Caso López Lone y otros vs el Estado de Honduras y ha sido retomada como parte de una denuncia anunciada por el expresidente Zelaya Rosales, en conferencia de prensa.

La conferencia fue realizada el 27 de junio de 2019, el mismo día que presentó su libro; contiene 86 páginas en forma de denuncia ante el Ministerio Público (MP) y ante la Misión de Apoyo contra la Corrupción y la Impunidad (MACCIH-UFECIC).

El expresidente solicita  a la MACCIH “la investigación rigurosa de la conspiración transnacional que planificó mi magnicidio y consumó mi derrocamiento a manos del Alto Mando Militar de las Fuerzas Armadas, en la madrugada del domingo 28 de junio de 2009, con la finalidad de secuestrar el Estado y sus instituciones, instaurando una dictadura para asegurar la vigencia de capitales privados y privilegios”.

Como responsables de esta conspiración señala algunos nombres de políticos, militares, diplomáticos, empresarios, religiosos y organismos de inteligencia.

El informe confidencial 000645,  del ex embajador de Estados Unidos, Hugo Llorens, transcrito en el libro, cita en uno de los comentarios que «sin importar los méritos del caso en contra de Zelaya, su expulsión por los militares fue claramente ilegal y el ascenso de Michelleti como “presidente interino” totalmente ilegítimo».

A juicio del doctor en derechos humanos, Joaquín Mejía, este hecho está tipificado como delito de  traición a la patria y están las denuncias, pero el MP no ha hecho nada. La sentencia de la CorteIDH sirve como prueba, explicó.

Jurisdicción universal

También hay un principio reconocido en más de 100 países, se llama de jurisdicción universal que puede usarse para acusar en otros países, que reconozcan ese principio, a quienes cometieron este hecho ilícito internacional, ilustró Mejía.

Respecto a los crímenes contra la población civil,  la Comisión de la Verdad y la Reconciliación dice en su informe que son crímenes de lesa humanidad, la Fiscalía de la Corte Penal Internacional cerró el caso, pero dejó abierta la posibilidad de presentar más pruebas, indicó Mejía.

Zelaya Rosales anunció que entregará más de 600 «medios probatorios» que acompañan esta denuncia: el Anexo I, es la Destrucción del Proyecto Ejecutivo de la Consulta Popular de la Cuarta Urna, anexo II Conspiración Transnacional contra el Gobierno Liberal del Poder Ciudadano, Anexo III conformación de la dictadura y en el Anexo IV: Descripción de los Hechos Criminales por Tipo Penal.

En este libro, Zelaya Rosales describe el respaldo que recibió de presidentes de América Latina, afiliados a la Alternativa para los Pueblos de Nuestra América (ALBA); el apoyo que recibió de cada uno y de la Organización de Estados Americanos (OEA), de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y el consecuente rol que jugó Estados Unidos para evitar que fuera reincorporado a su cargo por su cercanía con estos mandatarios latinoamericanos.

Algunos políticos y militares mencionados en el libro Golpe 28 J

Además señala al expresidente de Costa Rica, Óscar Arias, como mandado por el gobierno de Estados Unidos para que la negociación se hiciera de manera bilateral y no en el seno de la OEA.

«…Hillary Clinton. Nos recibió en la Oficina de Comunicaciones del Departamento de Estado. La secretaría estaba con un brazo enyesado. Sonriente me preguntó: Presidente ¿cómo está su familia, su esposa y sus hijos? Cuanto pesar me ha causado…, pero una lección debemos sacar de este momento: todos los presidentes deben dormir con una buena pijama. La Canciller Patricia le respondió: es cierto Hillary, pero no tenemos la desgracia que tienen los presidentes norteamericanos que tienen que dormir con la mortaja y con ataúd al pie de su cama. A partir de aquel momento la Secretaria Clinton ofreció la mediación de un tercer gobierno o actor, argumentando que en el seno de la OEA dada la multilateralidad era difícil ponerse de acuerdo en el tema.

En el salón habían tres personas: una de ellas hacía anotaciones con lápiz y papel; otra escuchaba a través de un aparato que no tenía micrófono y otra escuchaba a través de un aparato cuyo implemento auditivo estaba separado del parlante, esa persona era el Subsecretario para el Hemisferio Occidental, Tomás Shannon. Después de una larga conversación asentí la mediación del Presidente Arias, con el objetivo de que el gobierno de los Estados Unidos asumiera su responsabilidad en la búsqueda de una salida frente al Golpe…Tomás Shannon entabló comunicación de manera inmediata con el presidente de Costa Rica, Óscar Arias, por lo que presumí que la conversación de la Secretaria Clinton estaba siendo informada directamente por el Presidente Arias».

Según este escrito, la cúpula militar hondureña compareció a una cadena televisiva de Honduras para mostrar su preocupación por la defensa de la democracia de Estados Unidos ante el avance del Socialismo.

A 36 días del Golpe, en el programa Frente a Frente, el Comandante del Ejército, General Miguel García Padget, expresó entre otras cosas, según este libro, «porque el Plan General verdad es llegar hasta el corazón de Estados Unidos, porque nuestro país es un objetivo intermedio, desgraciadamente para un líder suramericano, Honduras, la sociedad hondureña, sus fuerzas armadas, pararon este plan expansionista de llevar al corazón de Estados Unidos un socialismo disfrazado de democracia».

El exmandatario relata los tres intentos que hizo para entrar a Honduras y como en cada intento, las fuerzas de seguridad del Estado mataron a protestantes opuestos a su derrocamiento.Según su relato, el 21 de septiembre finalmente pudo ingresar y durante la represión falleció Wendy Ávila.

Ella era la esposa de Edwin Espinal, apresado ocho años después de la muerte de su esposa,  en  2017 fue identificado como participante en una protesta contra la reelección y el denominado fraude electoral de Juan Orlando Hernández, actual gobernante de Honduras. El gobierno lo acusa de participar en daños al hotel Marriott.

Zelaya Rosales describe las acciones que realizó el presidente entrante en 2010, Porfirio Lobo Sosa, electo en los comicios que habían sido convocados desde antes del Golpe. Lobo Sosa hizo gestiones para que regresara al país  y firmaron el Acuerdo para la Reconciliación Nacional y la Consolidación del Sistema Democrático en la República de Honduras, Cartagena de Indias.

El acuerdo se firmó el 22 de mayo de 2011 en Cartagena de Indias con el aval del presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Hugo Chávez y el de Colombia, Juan Manuel Santos.

Roberto Michelleti Bain impuesto en la presidencia del Poder Ejecutivo sancionó el decreto que retiró del Tratado AlBA a Honduras. El Golpe 28 J cita que Lobo Sosa sostuvo: “Es imposible ser parte de una alianza que tiene como objetivo atacar a Estados Unidos. Eso para mí esta fuera de contexto y no me interesa”. “Buscamos la amistad de todos los países que respetamos como tales, pero exigimos que nos respeten. No tengo el menor interés en la ALBA porque no seré parte de ninguna organización que vaya en contra de Estados Unidos”.

Zelaya Rosales dice en su libro que el acuerdo ha sido incumplido.Este 28 de junio se cumplió una década del primer Golpe de Estado consumado, en América Latina, en el siglo XXI.

1 Trackback / Pingback

  1. CorteIDH: El Golpe de Estado fue un hecho ilícito internacional — RI – Ecologia, sentido y cultura.

Deja un comentario