Tegucigalpa, Honduras | Reporteros de Investigación. Las mujeres están liderando la educación policial de nuevos agentes y oficiales de la Policía Nacional, la Dirección Nacional de Protección y Servicios Especiales, la Investigación de Delitos, Femicidios y Conexos y varias jefaturas departamentales.

Al mismo tiempo, por primera vez una sub secretaria de Estado en el Despacho de seguridad lidera un área en la que se definirán políticas públicas para investigar crímenes contra grupos vulnerables y la figura ya no es decorativa como lo era en el pasado. La doctora Julissa Villanueva, ex directora de Medicina Forense dijo  a Reporteros de Investigación que su trabajo no será repartir piñatas como ocurría sino, que se comprometió, tendrá un rol protagónico en la seguridad ciudadana y en la reducción de impunidad.

 

Una mujer con "Garras de Valor"

Subcomisaria Cristina Domínguez en el curso de Competencias Docentes en Colombia.

Las mujeres de la policía se caracterizan además porque no solo tienen formación táctico policial sino académica. Para el caso hasta hace unos días la  subdirectora de la llamada “cuna de la reforma policial”, el Instituto Técnico Policial (ITP), era la subcomisaria, Cristina Domínguez y ahora la oficial dirige el Centro de Capacitación de Oficiales de Policía.

Domínguez es la única mujer policía con el curso antinarcóticos Garras de Valor, cursado en Bolivia con entrenamiento extremo; tiene un curso de formación en Policía Comunitaria, estudiado en Brasil; una Maestría en Administración y Gestión de Centros Educativos, de una universidad de España; una Maestría en Criminología de la Universidad Nacional de la Policía Nacional de Honduras (UNPH) y ahora se prepara para estudiar su doctorado.

“El rol que jugamos, a partir de la profesionalización que tenemos dentro de la institución, también somos madres, somos esposas, somos hijas; entonces el rol es bien amplio”, comentó la subcomisaria Domínguez.

“Tengo el privilegio de estar formando a la nueva generación de policías”. Su visión es que las nuevas generaciones deben ser formadas como una policía comunitaria para tratar a la comunidad como aliados de las autoridades para lograr seguridad ciudadana que tiene como componentes la participación de la ciudadanía en la seguridad y la confianza en las autoridades.

El énfasis educativo se hace además en derechos humanos, perspectiva de género porque la sociedad está depositando mucha confianza en las mujeres, aseguró la oficial. En su experiencia como formadora de policías, la oficial ha encontrado que las mujeres vienen de hogares desintregrados, el 85 por ciento son madres solteras y hay que trabajar mucho en el autoestima con que llegan a los centros de formación.

También, la Academia Nacional de Policía (ANAPO)  ha tenido en el liderazgo de la formación académica a oficiales como: la subcomisaria Leidy Pineda, Coordinadora Académica y la subinspectora Lorena Ramírez, coordinadora de las Señoritas Cadetes.

“Tenemos bastante credibilidad como mujeres independientemente del ambiente en que nosotros nos desarrollemos”.
Subcomisaria Cristina Domínguez
En el Curso Garras de Valor

La subcomisaria Domínguez en el curso Garras de Valor.

La subcomisaria Domínguez en entrevista con RI Televisión.

Historia de las mujeres en la Policía Nacional

La subinspectora Lorena Ramírez, coordinadora de las Señoritas Cadetes, contó que la historia de la policía en la mujer inició cuando cuatro mujeres viajaron hacia la Escuela de Carabineros de Chile y de ahí en adelante existe en la policía varias oportunidades para ellas.

De acuerdo con la historia oficial, en 1976 las oficiales María Luisa Borjas, Coralia Rivera, Mirna Suazo y Luisa Adela Álvarez fueron las primeras en formarse en Chile. Para ese entonces, había pasado 21 años  desde que el Congreso Nacional decretara que la mujer tenía derecho al voto, a leer y a escribir.

En 1977, las mujeres empezaron a formar parte de la Fuerza de Seguridad Pública que empezó a reclutar personas del sexo femenino.

44 años más tarde

El 1 de marzo de 2022, esta institución entregó el bastón de mando como comandante de la Policía Nacional, a la primera mujer presidenta de Honduras, Xiomara Castro Sarmiento.

El 25 de febrero pasado, la Secretaría de Seguridad anunció que la comisionada de policía Sulma Reyes Amaya, es la nueva directora Nacional de Protección y Servicios Especiales;  el departamento de Investigación de Delitos, Femicidios y Conexos, es comandado ahora por la comisaría de policía Sulay Maylin Ponce, la comisaria de policía Adela María Serrano, es jefa de la Unidad de Interpol.

La subcomisionada de policía Eunice Flores, fue anunciada como jefa de la Unidad Departamental de Policía número 10, Intibucá; la subcomisionada Nolvia Sorto, jefa de la Unidad Municipal del barrio Los Dolores, Tegucigalpa.

La comisaria de policía Lorena Hernández es la nueva jefa departamental de Islas de la Bahía, la comisaria de policía Rosa Cruz estará al frente de la jefatura de La Paz y la comisaria de Jessyca Aguilar, nueva comandante en la jefatura de Valle.

Un boletín oficial de la Policía Nacional informó que en la actualidad, “la Policía Nacional cuenta con 3,201 mujeres que están diseminadas en todo el territorio hondureño, lo que representa el 21% del talento humano”.

Solo la escala básica cuenta con 2,520 mujeres que realizan trabajos operativos y comunitarios, a estas se le suman 106 con el grado de oficiales en sus diferentes rangos, entre ellos cinco Sub Comisionadas, 13 Comisarias, 22 Sub Comisarias, 26 Inspectoras y 40 Sub Inspectoras; y en la categoría de auxiliares se suman 575 mujeres más que trabajan en el área administrativa.

Me gusta esto:

A %d blogueros les gusta esto: