Expresidente de partido político envía carta al secretario de la OEA, Luis Almagro, para que no sea cómplice del «criminal»

Foto:HispanTv

Abog. Luis Leonardo Almagro Lemes
Secretario General
Organización de los Estados Americanos (OEA)
Washington, EE.UU.

Guillermo Valle.

Estimado Abog. Almagro:

Reciba atentos saludos desde Honduras, hermoso país que, como Ud. ya conoce, enfrenta una profunda crisis humanitaria -masivo éxodo, impulsado por las plagas de corrupción, impunidad, pobreza, desigualdad, violencia y narcotráfico-, principalmente por culpa del corrupto, incapaz, criminal régimen usurpador que se impuso de manera grosera, vía monumental e inocultable fraude en las Elecciones Generales del 26 de noviembre de 2017, y por la aberrante violación de nuestra Constitución, cometiendo delitos de traición a la patria y conspiración para suplantar la soberanía popular, que NO PRESCRIBEN, puesto que la misma sigue plenamente vigente, y los artículos pétreos -intangibles, irreformables e intocables- prohíben terminantemente la reelección, exigen la alternabilldad (otra persona) en el ejercicio de la Presidencia de la República, y también prohíben que el Jefe de las FF.AA. -el mismo individuo que ya fue Presidente 2014-2018- se postule siquiera a la Presidencia.

Por todo eso, no deja de preocuparnos que aquí, en Honduras, NO SE ESCUCHA a la OEA condenar, denunciar las gravísimas y sistemáticas violaciones de DD.HH., destrucción de la democracia por parte de una perversa mafiocracia que ha secuestrado la República, misma que está encabezada por una persona indigna, desquiciada que ha sido mencionada, señalada por fiscales de EE.UU., como el Abog. Geoffrey S. Berman, de estar vinculado como Co-Conspirador (CC-4) en casos de narcotrafico y tráfico de armas, incluyendo particularmente el de su hermano, también abogado Juan Antonio Hernández Alvarado (alias «Tony», «TH»), Diputado del Partido Nacional de Honduras al momento de su captura (¿extradición?) en noviembre de 2018, que enfrenta juicio en Nueva York como supuesto «narcotraficante a gran escala, traficante de armas» y otros delitos graves, durante al menos 12 años, en el período entre 2004 y 2016.

Debido al apoyo continuado al régimen usurpador y al silencio (cómplice), que varios de la comunidad internacional han guardado a la fecha sobre nuestra precaria situación, nos queda la impresión que muchos en la OEA también están de acuerdo con el criminal régimen usurpador, vinculado directamente a narcotráfico a gran escala, incluso a tráfico de armas y lavado de activos, en casos que manejan Fiscales del Distrito Sur del Estado de Nueva York y en otras cortes federales de EE.UU.

Esperamos, por supuesto, estar equivocados, al menos en cuanto a la OEA en general. Agradeceremos, por tanto, nos comparta lo que si ha hecho está organización para que el régimen usurpador, ahora señalado como narcodictadura a nivel mundial, deje de reprimir de manera desproporcionada, encarcelando, incluso asesinando, a compatriotas que día a día, en masivas movilizaciones, acciones y jornadas de lucha pacíficas de protesta realizamos a nivel nacional.

La OEA, ciertamente, no puede callar y ser cómplice de esos criminales, asesinos, violadores de derechos humanos, que han destruido la democracia, y con sus corrupciones, maldades y saqueos -mega latrocinios-, también han destruido la economía y nos han robado la esperanza, la paz y la tranquilidad.

La OEA debe estar siempre del lado correcto de la historia, no hacerlo sería un craso e imperdonable error y un nefasto legado. Eso no puede suceder y no puede permitirse.

Esperamos, exigimos respetuosamente, que la OEA repudie, reproche en los términos más fuertes posibles -como si lo hacen regularmente con otras naciones-, estas acciones condenables, deleznables de la brutal narcodictadura militar asesina que ha usurpado el poder en nuestra nación y que, aún en sus estertores, nos continúa haciendo mucho daño, perjudicando no sólo a nuestra nación, sino que a la región y a otras naciones amigas.

En particular, exigimos la liberación inmediata de los presos políticos -a los que se les debe garantizar su integridad, vida y seguridad, mientras se les sigue el debido proceso, naturalmente- y justicia para nuestros mártires y sus familias.

También exigimos que los múltiples deleznables crímenes de lesa patria y de lesa humanidad, que NO PRESCRIBEN, que los asesinos, traidores, conspiradores usurpadores – incluyendo las fuerzas armadas, PMOP, Policía Nacional-, y demás compinches, mercenarios, han cometido sean debida y profundamente investigados, con prontitud, y que no queden en la impunidad.

Esperando una pronta respuesta positiva a nuestra solicitud, aprovechamos la oportunidad para reiterar las muestras de nuestra especial consideración y estima.

Atentos saludos patrióticos,

Ing. Guillermo E. Valle M.
Designado Presidencial Electo 2018-2022 Alianza de Oposición Contra la Dictadura
Agosto 8, 2019

xc: Pueblo de HONDURAS / Ing. Salvador Nasralla, Presidente Electo 2018-2022 / PINU-SD / ONU / OACNUDH / OEA /CIDH / OEA-MACCIH / G-16 / Comité por la Liberación de los Presos Políticos / ACCD / Archivo /Control

Sé el primero en comentar

Deja un comentario