OABI atendió con sensibilidad y prontitud la cita con la Fundación Hondureña Renal Conectados a la Vida

Tegucigalpa, Honduras | Reporteros de Investigación. La Oficina Administradora de Bienes Incautados (OABI) abrió sus puertas y su corazón ante la posibilidad de prestar un bien incautado que antes sirvió para el delito y que ahora podría servir para dar calidad de vida a pacientes que viven con insuficiencia renal.

Menos de dos horas después de que RI publicará la solicitud hecha por el defensor del derecho a la salud, Daniel Mairena, el director de la OABI, el abogado Jorge Alberto González Salinas, le dio una cita y con sensibilidad escuchó las peticiones de los pacientes renales.

Mairena creó en febrero de este año la Fundación Hondureña Renal Conectados a la Vida.

Con interés y empatía el funcionario escuchó su petición y le respondió que puede iniciar el trámite legal y con emoción, Mairena contó que tuvo atención, amabilidad, cariño, respuesta rápida y sintió mucha sensibilidad de parte del funcionario que se identificó con el dolor de los pacientes y de sus familiares. Eso motivó la solidaridad del director de la OABI. Se comprometió a colaborar en lo que sea legalmente posible.

Si la fundación cumple todos los requisitos legales, la OABI asignaría un bien inmueble que serviría para un Centro de Día y una Clínica Renal.

Mairena en el pasado ha recibido amenazas y en esta oportunidad recibió como un abrazo, una respuesta positiva para su lucha persistente.

Lleva ya dos décadas sobreviviendo gracias al tratamiento de diálisis, en este momento va cuatro veces por semana a la sala del Instituto Hondureño de Seguridad Social.

Mairena no se deja vencer. Con valentía, lucha por ayudar a otras personas.

El fin de la fundación es donar medicamentos a pacientes renales y la detección temprana pues una persona cuyo padecimiento es detectado con suficiente tiempo, no siempre tendrá que recibir diálisis, según lo decidan las personas especialistas del ramo.

Las personas que tienen padecimientos renales avanzados deben ir tres o cuatro veces por semana para la respectiva diálisis, un proceso mediante el que sacan su sangre del cuerpo. La sangre entra a una maquina y luego vuelve al cuerpo.

Durante la pandemia de Covid 19, Mairena, que también dirige la Asociación de Pacientes Renales, recuerda que sufrieron crueldad porque el sistema público colocó cerca de ellos a pacientes con Covid 19.

Como consecuencia, muchos murieron con Covid y con la enfermedad de base agravada.

Noticias

Nuestras redes

SeguidoresSeguir
SeguidoresSeguir
SeguidoresSeguir
0SeguidoresSeguir
SuscriptoresSuscribirte

Noticias

Investigaciones

Internacionales

A %d blogueros les gusta esto: