Sigue alto riesgo y acoso estatal contra periodista, ha tenido que empeñar hasta su computadora

Tegucigalpa, Honduras | Reporteros de Investigación

Un angustioso llamado hizo el periodista, Jairo López, està sufriendo la incertidumbre de ser sacado de la vivienda donde habita porque el gobierno está incumpliendo con las medidas de protección aprobadas.

López està ahora en tratamiento sicológico, debió salir de su casa, al sur de Honduras y dejar de hacer periodismo y defensoría de derechos humanos por múltiples ataques. “En abril, el Mecanismo aprobó que el Sistema de Protección iba a pagar,  por seis meses, el alquiler del apartamento donde vivo, desde julio hasta diciembre; y que me darían cinco mil lempiras de combustible, de junio a noviembre, para movilizaciones acá en Tegucigalpa, pero están incumpliendo”.

López se trasladó a un apartamento de la capital como una medida de protección y una organización de derechos humanos le apoyó, sin retrasos, a pagar la vivienda segura desde abril a julio. En julio le correspondía hacer este pago al Estado.

“Tuve que empeñar una computadora para pagar el mes de julio y hasta la semana pasada me dieron el dinero para recuperar la computadora. No han pagado agosto, no me han dado el combustible de julio y me dijeron que es un problema administrativo. Me han estado cobrando y a mí me da pena, me causa incertidumbre”.

Mensaje enviado por el periodista al Mecanismo de Protecciòn.

López indicó que debe pagar un recargo por cada retraso y según dijo, no sabe si el recargo lo pagará el Estado. En el Mecanismo de Protección para periodistas, le aprobaron una medida más de alimentación y asistencia sicológica, con ayuda de la oenegé Aci Participa, “me están cumpliendo la ayuda sicológica, pero si nos sacan de ahí para dónde vamos a agarrar”.

Acogido al Sistema de Protecciòn

Se acogió al Sistema Nacional de Protección para periodistas y ahora no sólo él se siente en riesgo sino que uno de los policías que lo protegía, está siendo acosado por el Estado, relató a Reporteros de Investigación, la información fue confirmada con documentos obtenidos por este medio.

Vea: Peligro y tortura sufre escolta policial al cumplir con protección de periodista Jairo López

Al panorama de peligro para López se suma que tiene miedo porque siente que sus nuevos escoltas policiales, asignados para su protección, lo están vigilando y trasladando información a los órganos de seguridad del Estado.

Para agravar su situación, la inteligencia policial del Estado le ha estado dando seguimientos en un carro gris, dijo López. El carro gris tiene una connotación sicológica en Honduras ya que a inicios de la década pasada había homicidios múltiples contra jóvenes cometidos desde “el carro gris”.

“No estoy trabajando por el peligro y mi esposa pidió licencia sin goce de sueldo por el riesgo. No tenemos de dónde, estamos en la mendicidad. Últimamente yo he estado yendo a Choluteca y hay carros de la DIPOL que me han estado dando seguimiento, me aprobaron escolta de acompañamiento, pero los policías como que me andan vigilando porque le dan información al señor Núñez, jefe de la Policía en Choluteca.  Cuando veníamos de Choluteca, los escoltas llamaron al subcomisionado diciéndole todos los pasos que estábamos dando”.

Varias defensoras de todo el país reportan ataques e intimidación desde carros color gris, las defensoras y defensores de Choluteca además han denunciado seguimientos en motocicletas hasta sus viviendas, hostigamiento y campañas de desprestigio, un patrón muy parecido al que vive Lòpez, según el estudio Nuestro Sueño y la Realidad sobre el Mecanismo de Protección para las y los Defensores de derechos humanos, Periodistas, Comunicadores Sociales y Operadores de Justicia, elaborado por Aci Participa.

Medidas incumplidas

Sobre la audiencia al que fue llamado su ex escolta, López dijo que tiene el vídeo cuando se estaban enfrentando los manifestantes con los policías “y tengo la publicación del subcomisario Maldonado a la 1:30 mandó las Novedades y no decía nada, sólo decía que ningún policía salió herido, eso ya lo tenían planificado que buscaban la forma de cómo meterme preso, ese día nos metieron presos porque decían que hubo disparos y las detonaciones fueron de los tubos de los manifestantes me querían involucrar en terrorismo, atentado, drogas, transporte de material explosivo. Eso ya estaba planificado”, denunció.

López señaló que el riesgo en su contra inició desde el 2016 cuando el coronel Espinal tenía el mando de la 101 Brigada, “me calificó como líder de manifestaciones y yo me enfoqué en la defensa del pueblo y sus derechos, dicen que soy el líder de las marchas cuando se dio el fraude electoral”.

Para López que la evidencia de la crisis en Choluteca es que aunque se vino  a Tegucigalpa, la gente sigue en las calles.

Se trató de conocer la versión de  la Secretaría de Seguridad, a través de su portavoz el subcomisionado Jair López, dijo que tenía una reunión y que había que reprogramar la entrevista que había sido agendada para este martes 13.

1 Comentario

Deja un comentario