Se acercó a mí y tocó mis partes íntimas: víctimas de presunto «acoso sexual» de Juan José Pineda, ‘número dos’ de Maradiaga

«Antiguos seminaristas alegan grave conducta sexual del obispo hondureño Pineda
Los testimonios, presentados por ex seminaristas de la Arquidiócesis de Tegucigalpa a una investigación del Vaticano, refuerzan las preocupaciones existentes sobre la conducta del obispo auxiliar arquidiocesano».
20 de julio, 2018

Tegucigalpa, Honduras – Al menos dos testimonios, presentados por ex seminaristas a un investigador del Vaticano, revelaron  acusaciones de conducta sexual inapropiada por parte del Obispo Auxiliar Juan José Pineda Fasquelle de la Arquidiócesis de Tegucigalpa, Honduras.

Reproducimos los artículos publicados por ncregister.com e infovaticana.com:

Los testimonios de los seminaristas

Los dos ex seminaristas testificaron sobre hechos que presuntamente ocurrieron a principios de esta década, durante un período en el que el obispo Pineda enseñó en el seminario arquidiócesano.

Según el testimonio del primer ex seminarista al Obispo Casaretto, el Obispo Pineda «intentó tener relaciones sexuales … sin mi autorización, durante el período en que estuve al servicio de él. En la noche se acercó a mí y tocó mis partes íntimas y mi pecho. Traté de detenerlo; en varias ocasiones, me levanté de la cama y salí. Algunas veces fui al Santísimo Sacramento a orar para pedirle a Dios que eso deje de suceder «.

Pero, afirmó el ex seminarista, el obispo Pineda «nunca respetó lo que le dije, no tocarme».

Después de haber sido reprochado en repetidas ocasiones por sus avances, el primer seminarista testificó, el Obispo Pineda «comenzó a actuar de forma extraña conmigo y se mantuvo alejado de mí, ya que no obtuvo lo que quería. Y con el tiempo buscó formas de afectarme [es decir, causarme problemas] «.

El segundo ex seminarista arquidiócesano testificó que fue testigo de primera mano de una relación impropia entre el obispo Pineda y un tercer seminarista, durante un período en el que los tres hombres estaban llevando a cabo juntos el trabajo pastoral.

«El trabajo pastoral fue muy normal hasta que se comenzó a ver una situación extraña entre el obispo y [el tercer seminarista], incluso durmiendo en la misma habitación. Una noche trabajamos hasta tarde, el obispo me invitó a dormir con ellos. Esperaba que estuviera en una habitación separada; sin embargo, dormimos en la misma habitación. En la noche, el obispo se comportó de una manera extraña. … Cuando era temprano en la mañana, intentó abusar de mí; él quería poner su pierna sobre mí y su mano también. Inmediatamente reaccioné y lo aparté. Al día siguiente, todo fue normal para él, pretendiendo que lo había hecho anoche mientras dormía «.

Posteriormente, según el testimonio del segundo ex seminarista, el obispo Pineda emprendió una serie de acciones punitivas contra él que difamaron su reputación y culminaron con su expulsión del seminario arquidiocesano.

«Por lo tanto, le pido a la Santa Sede que se haga justicia con este obispo que abusa de la autoridad y que tiene un grave problema moral», afirmó el ex seminarista.

¿Patrón de mala conducta?

De acuerdo con otras dos fuentes creíbles dentro de Honduras, que solicitaron el anonimato por temor a represalias si se revelan sus identidades, la mala conducta alegada en los testimonios de los dos seminaristas fue similar a un patrón de acciones homosexuales emprendidas por el obispo Pineda con sacerdotes, otros seminaristas y otras personas.

Una de las fuentes del Registro, un funcionario arquidiocesano, dijo que después de conocerse que el obispo Pineda se había acostado con seminaristas, el ex rector del seminario y su equipo de formadores mantuvieron al obispo alejado del seminario y le impidieron enseñar en 2016. El primero Rector no pudo ser contactado por el Registro para comentarios.

Pero la fuente arquidiocesana le dijo al Registro que el Obispo Pineda «regresó nuevamente en 2017 a petición del Cardenal Maradiaga» y agregó que el obispo fue visto en el seminario por otros «recientemente», aunque esto no pudo ser verificado.

Mientras tanto, las fuentes del Registro han confirmado informes en la prensa hondureña e italiana de que el obispo prodigó obsequios e incluso compró un apartamento en el centro para su primer asistente, un mexicano llamado Erick Cravioto Fajardo. Durante años, Cravioto vivió en una espaciosa habitación adyacente al cuartel del cardenal en la residencia del arzobispo, Villa Iris. El obispo Pineda también vivió en la residencia.

ecf

La habitación de Cravioto estaba «justo al lado del cardenal», que sabía «perfectamente que Pineda pasó horas y horas con él y nunca dijo nada, nunca hizo nada», según la segunda fuente del Registro en Honduras. En cambio, dijo la fuente, el cardenal desestimó la relación del obispo con Cravioto y «excusó todo».

Además de esta relación, se informa que el obispo Pineda mantiene una serie de otros amigos íntimos varones en Honduras y en el extranjero a quienes ha tratado con regalos. Una de esas supuestas relaciones fue con un hombre llamado Mike Estrada, conocido como «Padre Mike», quien durante más de una década sirvió como capellán de la policía hondureña con el consentimiento del Cardenal Maradiaga, a pesar de que no hay constancia de que haya sido ordenado, según las fuentes del registro. Estrada, fotografiado en 2013 en el diario hondureño La Prensa y presidiendo el funeral de un policía de 25 años asesinado a tiros, renunció voluntariamente como capellán en enero del año pasado, informaron medios hondureños.

Obispo Pineda también tiene un récord de costosos viajes al extranjero, en un país donde el 63% de la población vive por debajo del umbral de la pobreza. De acuerdo con la documentación obtenida por el Registro, entre junio pasado y principios de este año, el prelado hondureño había recaudado personalmente más de L430,211 (Lempira hondureño equivale aproximadamente a $ 18,000) en tarifas aéreas personales, incluyendo dos viajes de primera clase separados por un total de L167,981 (alrededor de $ 7,100) a Madrid en noviembre para conocer amigos varones cercanos.

Según los informes, uno de los viajes a Madrid para participar en un retiro jesuita de una semana fue una sanción contra el obispo Pineda a petición del Papa, después de que se le informara de las acusaciones sobre lo que estaba sucediendo en la arquidiócesis.

Preguntas sin respuesta

El Registro se enteró de que la investigación del Obispo Casaretto fue solicitada tanto por el Cardenal Maradiaga como por el Obispo Pineda, en respuesta a las preocupaciones planteadas por los católicos locales.

Según los informes, el obispo escuchó a más de 50 testigos, incluidos los ex seminaristas. La segunda fuente del Registro también dio su propio testimonio personal.

Dijo que el Obispo Casaretto recibió «testimonios extremadamente graves» sobre las presuntas irregularidades financieras y la supuesta conducta sexual inapropiada del Obispo Pineda, y que el Obispo Casaretto hizo saber que estaba «consternado y conmocionado» por lo que había escuchado.

Al ser contactado por el Registro, uno de los seminaristas que presentó testimonios al Obispo Casaretto confirmó que el texto obtenido por el Registro era exacto. El segundo seminarista no pudo ser contactado por una confirmación directa similar, pero una de las otras fuentes hondureñas del Registro avaló la autenticidad del texto de ese testimonio.

El Registro también intentó contactar a otras partes en Honduras para hacer comentarios, incluyendo al obispo Héctor García Osorio, secretario general de la Conferencia Episcopal del país, el portavoz de los obispos hondureños, el portavoz de la Arquidiócesis de Tegucigalpa y el seminario actual y anterior rectores. A cada uno se le preguntó acerca de las acusaciones de mala conducta sexual con respecto al Obispo Pineda, así como las preocupaciones financieras comunicadas al Obispo Casaretto. Sin embargo, las llamadas telefónicas y / o correos electrónicos hechos a todas estas partes no habían sido respondidas en el momento en que el Registro publicó este informe.

El Registro también dirigió preguntas tanto al Obispo Pineda como al Cardenal Maradiaga, dándoles la oportunidad de responder directamente, pero ninguno de los líderes de la Iglesia hondureña respondió a estas preguntas. El Registro también contactó al cardenal mientras estaba en Roma para la última reunión de C9 a fines de febrero, invitándolo a reunirse para compartir sus opiniones sobre las acusaciones, pero no respondió.

Además, el Registro contactó dos veces al Cardenal Marc Ouellet, prefecto de la Congregación para Obispos, para que comentara y le preguntó al portavoz de la Santa Sede, Greg Burke, qué había pasado con los resultados de la investigación del Obispo Casaretto y si se tomaría alguna medida. Ninguna de las partes ha respondido hasta ahora a las consultas del Registro.

El Registro continúa realizando averiguaciones sobre las denuncias de irregularidades financieras y mala conducta sexual en la Arquidiócesis de Tegucigalpa y publicará informes adicionales relacionados con estos asuntos según lo justifique.

Edward Pentin es el corresponsal en Roma del Registro.

El corresponsal de registro Sabrina Arena Ferrisi lo ayudó en sus investigaciones para este artículo

Por su parte, el periódico Infovaticana.com informó que dos ex seminaristas hondureños han sometido a la investigación en curso en el Vaticano sus testimonios sobre graves casos de acoso sexual por parte del Obispo Auxiliar de Tegucigalpa, Juan José Pineda Fasquelle, confirmando las sospechas sobre la ‘mano derecha’ del Cardenal Óscar Andrés Maradiaga, personaje muy cercano al Papa Francisco, informa Edward Pentin en el National Catholic Register.

La información, si se hace ahora pública, era supuestamente conocida por el Santo Padre desde mayo del año pasado, incluida en el informe entregado por el investigador especial de la Santa Sede, a pesar de que no se ha tomado medida alguna al respecto hasta ahora.

Pineda está, en la práctica, al frente de la diócesis de la capital hondureña mientras su superior, Maradiaga, recibe quimioterapia en Houston por un cáncer de próstata.

Los resultados de la visita apostólica a la Archidiócesis de Tegucigalpa llevada a cabo por orden del Papa por el obispo argentino retirado Alcides Jorge Pedro Casaretto ya fueron parcialmente publicados por el periódico italiano L’Espresso el pasado 21 de diciembre, y hacen referencia a cuestionables -y desastrosos- manejos financieros y a acusaciones de conductas sexuales impropias centradas en Pineda.

El artículo de L’Espresso se centraba en las oscuras transacciones financieras de Maradiaga de las que ya informamos en su día y en algunas de las cuales parece estar implicado Pineda.

Maradiaga, que figura como cabecilla del G9, los nueve cardenales que actúan como consejo de confianza de Francisco, negó en su momento todos los cargos y contraatacó asegurando que las críticas eran en realidad parte de una ofensiva contra las reformas emprendidas por Francisco. También anunció que no dimitirá mientras siga contando con la confianza de Francisco, que le ha declarado, asombrosamente, inocente de todos los cargos sin necesidad de ulteriores investigaciones. Maradiaga llegó a declarar que el Papa le llamó para lamentar “todo el mal que están haciendo contra usted”.

Pero ahora es el turno de las alegaciones de materia sexual, estas centradas en su hombre de confianza y virtual sustituto, Pineda. Y lo que alegan los dos ex seminaristas mencionados es que fueron acosados sexualmente por Pineda cuando este impartía clases en el seminario diocesano.

Según declaró el primero de ellos al obispo Casaretto, Pineda “trató de mantener relaciones sexuales… sin mi autorización”, y pasa a detallar las circunstancias de un acoso reiterado y evidente. El ex seminarista se resistió, Pineda insistió y, al final, el primero tuvo, dice, “problemas”.

El segundo fue testigo, además de víctima, de las conductas homosexuales del entonces formador con un tercer seminarista. Este segundo testigo, que también se negó a los avances de Pineda, acabó siendo expulsado del seminario.

Según otras dos fuentes creíbles que han preferido mantener el anonimato para evitar represalias, lo descrito por los seminaristas casa con un todo un patrón de conducta que Pineda habría seguido con sacerdotes, seminaristas y laicos.

El propio rector del seminario en aquella época tuvo que prescindir de los servicios de Pineda tras conocer varias acusaciones, pero el ahora obispo auxiliar volvió a dar clases allí por imposición de Maradiaga, una información a la que ha tenido acceso el Register pero aún debe verificar.

El obispo repartía, según informaciones de la prensa hondureña y la italiana, costosos regalos e incluso llegó a comprarle un apartamento a su primer asistente, el mexicano Erick Cravioto Fajardo. Durante años, Cravioto vivió con Pineda en la espaciosa residencia del Cardenal, Villa Iris.

Vea:El Papa acepta la renuncia del obispo auxiliar de Maradiaga acusado de abusos

También: Traigo una petición del cardenal, “”Hombres sucios”: “hombres santos” 

1 Comentario

  1. Es terrible lo que sucede y ha sucedido en la iglesia catolica. Y en iglesias de otras religiones. Es un secreto a voces,incluso en ciudades como Choluteca. No se denuncia por temor al poder político q tiene la iglesia. Pero existen y conozco muchos testimonios de sacerdotes q violan y sostienen relaciones con jóvenes, sencillos y pobres de aldeas. Pero yo nada puedo hacer ante este monstruo q se llama iglesia católica.
    Que Dios se apiade de nosotr@s.🙏

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: