«Sólo Dios podrá impedirlo…»

Tegucigalpa, Honduras (Reporteros de Investigación). Solo faltaban 13 días para que Katy García culminará su maestría en Literatura, su esposo el periodista Gabriel Hernández, esperaba ese día con felicidad. «Sólo Dios podrá impedirlo», le decía Hernández a Katy cuando hablaban sobre ir a la graduación. Katy recordó su frase mientras se trasladaba dentro de un vehículo del transporte sobre las calles de la capital de Honduras hasta donde llegó para buscar una respuesta porque a Hernández lo asesinaron el 17 de marzo de 2019 y ella no sabe nada más.
Katy recibiría su título el 30 de marzo, su esposo la apoyó y la motivó para estudiar siempre. «No pude ir a la ceremonia», cuenta Katy con la mirada triste y la señal de llanto de varios días. Sonríe rara vez.

Dina Meza y Katy García salieron del Ministerio Público sin respuestas.

El 8 de abril de este año, Katy viajó hasta Tegucigalpa, recorrió más de cien kilómetros, llegó a la capital con los ojos llorosos, el semblante angustiado, el único motivo de su peregrinaje: consultar a la Fiscalía ¿qué saben de la muerte de su esposo?

La respuesta al final del día, le provocó dolor de cabeza, estar de oficina en oficina ante la mirada fría e impasible de guardias de seguridad, fiscales, periodistas que al final le dieron la misma explicación: «Aún se investiga».

Para Katy la ausencia de información es el camino hacia la senda de una sensación de impunidad. García fue acompañada por la periodista, Dina Meza, coordinadora de la Asociación por la Democracia y los Derechos Humanos (ASOPODEUH), a la Fiscalía Especial para la Protección de los Defensores de Derechos Humanos, Periodistas, Comunicadores Sociales y Operadores de Justicia y por el periódico Reporteros de Investigación.

Es más largo el nombre de la Fiscalía que la información que García recibió.
Esta dependendencia la remitió a otra Fiscalía que investiga la muerte de Grupos Vulnerables en Comayagüela, la respuesta fue la misma.

Meza, que también es concejal del Mecanismo de Protección, explicó que llegaron hasta la Fiscalía de Protección para pedir explicaciones sobre una serie de ataques contra periodistas de la zona sur como Edgar Andino, conocer cómo avanza la investigación del ataque que sufrió Reporteros de Investigación y la marcha de las investigaciones sobre el crimen contra Hernández, el periodista número 77 asesinado en Honduras.

«Pero nos encontramos con un muro de impunidad, no se avanza, se han creado estructuras para lavarle la cara a un régimen que está reprimiendo a la prensa que crítica lo que se está haciendo mal en este país. Si no hacemos nada como periodistas, vamos a quedar callados todos y algunos vamos a ir a la tumba, creo que debemos de unirnos», dijo Meza.

La defensora y Concejal del Mecanismo de Protección explicó que Gabriel era un periodista muy crítico y su familia ha denunciado que todos los días cuestionaba al alcalde de Nacaome y al diputado Saavedra.

Por su lado, Katy no tiene justicia, por eso vino hasta la Fiscalía de Tegucigalpa en busca de respuesta que no obtuvo. Al final del día, subió al bus de Nacaome bajo una llovizna que puso el dia gris.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario