Consejo Indígena pide enjuiciar a familia Atala por asesinato de Berta Cáceres y exigen una misión independiente debido a la impunidad

Tegucigalpa, Honduras | Reporteros de Investigación

El Copinh, la organización que era encabezada por Berta Cáceres cuando fue asesinada, emitió un comunicado para exigir el enjuiciamiento de los supuestos asesinos intelectuales de la ambientalista mundialmente reconocida.

La impunidad no termina con la sentencia, dice el comunicado.

Tras la lectura de la sentencia del primer juicio contra los autores materiales del asesinato, las hijas e hijo comunicaron que ellos creen que «existen pruebas suficientes para procesar y sancionar a integrantes de la familia Atala y otros por el asesinato de Berta Cáceres».

«El Ministerio Público dirigido por Óscar Chinchilla debe dejar de poner excusas para procesar y requerir el sometimiento a juicio de Daniel Atala Midence, José Eduardo Atala Zablah, Pedro Atala Zablah y Jacobo Atala Zablah, entre otros, por el asesinato de Berta Cáceres», dice el comunicado.

Agrega que «el Estado de Honduras enfrenta a procesos internacionales por la participación de funcionarios públicos y la omisión de investigar adecuadamente el asesinato de Berta Cáceres».

Una misión internacional La falta de justicia en Honduras hace necesaria la instalación de una misión independiente que lleve adelante el procesamiento y sometimiento a juicio de los responsables del asesinato de Berta Cáceres, añade.

Esta sentencia es una primera fisura al muro de impunidad total que sostiene a la estructura criminal responsable del crimen consecuencia de la tenacidad de la lucha del COPINH, la familia y la solidaridad nacional y del mundo, cita el comunicado.

Impunity does not end with a sentence

Un informe de la oenegé Global Witness en torno a este asesinato, ocurrido en 2016, señala que la supuesta relación de DESA con el ejército hondureño alcanza
hasta los niveles más altos:

«Según documentación de
la empresa que ha podido consultar Global Witness,
el presidente de DESA es Roberto David Castillo Mejía,
exagente de inteligencia militar y empleado de la
empresa energética estatal de Honduras, Empresa
Nacional de Energía Eléctrica. En 2009, una auditoría pública descubrió pruebas de que Castillo había
participado en actos de corrupción: aún recibía un
sueldo de las Fuerzas Armadas tras haber abandonado la institución y una empresa de su propiedad vendía al
ejército productos sobrevalorados70. Pocos meses antes de su muerte, Cáceres comentó a Global Witness que Castillo la había llamado para intentar sobornarla para
que dejara de oponerse al proyecto de Agua Zarca».


La familia Atala y la red de conexiones políticas de DESA
«La documentación de DESA muestra que su junta
comprende a algunas de las élites empresariales y
políticas con mejores conexiones de Honduras. El
secretario de la empresa, Roberto Pacheco Reyes, es
exministro de gobernación y justicia del Gobierno de
Honduras. El vicepresidente de DESA, Jacobo Nicolás
Atala Zablah, es el presidente del banco BAC Honduras
y miembro de una de las familias empresariales más
adineradas de Honduras, los Atala.
El primo de Jacobo es el multimillonario Camilo
Atala, exministro de Gobierno y propietario del banco
Ficohsa.* Camilo Atala también es uno de los principales
inversores del polémico Indura Beach and Golf Resort,
del que hablamos en el estudio de caso 5. El hermano
de Jacobo, José Eduardo Atala Zablah, también está
en la junta de DESA y es el presidente de la Cámara
de Comercio Hondureño-Americana y exdirector por
Honduras del banco regional Banco Centroamericano
de Integración Económica (BCIE). El BCIE es uno de
los principales inversores del proyecto de DESA de
construcción de la presa de Agua Zarca. Otro miembro
de la familia Atala, Daniel Atala Midence, es director
financiero de DESA», según este documento de Global Witness.

En febrero de este año, jueces de Honduras condenaron por calumnias, constitutivas dd difamación, a la diputada de oposición María Luisa Borjas. Fue querellada por Camilo Atala luego que indicara que él habría sido el autor intelectual de haberle dado muerte a la ambientalista y lideresa indígena, Berta Cáceres.

En juicio, los apoderados legales de Atala dijeron que el informe en el que se basó Borjas para dar esta declaración es falso y que lo que decía el informe también lo es.

En redes sociales ha surgido además una página que activa para hablar sobre la inocencia de David Castillo y que demanda su liberación. Castillo es enjuiciado como un supuesto autor intelectual de este hecho.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario