El odio en las campañas electorales

Por: Carlos Méndez 

En las escenas del spot televisivo, de repente, en medio de la programación televisiva, se aparece una señora derramando lágrimas al tiempo que combina sus gotitas de cocodrilo con escenas de su “hija-niña” paralitica, (prohibido por la ley), pronunciándose porque aquella que la parió ama la vida. “No como una señora “comunista” que “promueve el aborto”, escupe; refiriéndose a la candidatura de la persona que encabeza la fórmula presidencial opositora en la Hibueras irredenta de hoy en día.

Los genios asesores de campaña del PN, están convencidos de que esta es una idea maravillosa para reducir a cenizas la simpatía del electorado de su contrincante principal en las próximas elecciones generales 28N.

El anuncio de marras, el de la supuesta madre de una niña discapacitada, sigue al pie de la letra, principios de la propaganda hitleriana fascista, haciendo culto al control de las emociones, sobre todo, de la masa boba e incauta, de la cual se encargan los carpinteros de la manipulación mediática para lavarles “morro”. Este oficio de la sugestión colectiva del subconsciente es una industria bondadosa que da chorros de millones de dólares en las cuentas bancarias. Pero, además, consigue réditos mentales morbosos y obscenos que   disfrutan personajes como un JJ Rendón que opera con serrucho y formón, desde un oloroso espacio amueblado en Miami, Florida.

A este genio de la manipulación, le sigue un hervidero mágico de la propaganda sucia; que infundieron discriminación racial, aversión a las mujeres, homofobia y que atiborraron las campañas de Bolsonaro en Brasil, Donald Trump en Gringolandia, etc. Ya sabemos de la aventura fallida de Trump de señalar a los demócratas como “comunistas” amenazando que, si Biden llegaba a la Casa Blanca, se aliarían con Venezuela, Cuba, etc. El objetivo de esta propaganda electoral obviamente es la de provocar miedo en la población en el sentido que algo terrible se le viene a la ciudadanía si esta se atreve a votar por los demonios que encabezan las preferencias en las encuestas. Pero lo más terrible es que además de miedo, incuban odio en la población desprevenida o ingenua. 

El anuncio de la “madre” y su hija paralitica manipulada asquerosamente por los aprendices locales de la propaganda electoral, provocó sentimientos de rencor y rechazo en el vecindario de la supuesta actriz que se prestó para la producción del adefesio “publicitario, al punto de que, en la colonia donde vive,  ha tenido que encarar toda suerte de reclamos airados verbales y no verbales , unos más groseros que otros, tanto en persona como en las redes sociales y medios de difusión masiva comercial. En estas reacciones en contra de la “artista” se produce mucho lo que los manipuladores de opinión se proponen: no solo inyectar miedo, sino que, en este caso, resentimiento y enfado, por haberse prestado para un spot desafortunado; terrible. Los genios de la propaganda sucia pareciera que hubiesen aprendido con cálculo de tinieblas, a Sigmund Freud que alguna vez escribió que “la tendencia natural del hombre a la maldad y la agresión, vienen del odio y que tiene incidencias sociales desastrosas”. Y claro, fomentar el odio trae buenos réditos y en abundancia. Eso es lo que importa. A ellos, los manipuladores, les vale un sorbete, los frutos del veneno que incuban en el subconsciente colectivo. Aquí no se conoce ética alguna.   

Pero el 28 de noviembre sabremos, si les dio resultado su oficio de cloaca. Sabremos, ahora, como nunca, en qué nivel menospreciaron la inteligencia de este pueblo ninguneado pero generoso y noble. 

Deja un comentario

Articulos Relacionados

8,631FansMe gusta
468SeguidoresSeguir
15,500SeguidoresSeguir
3,065SeguidoresSeguir
A %d blogueros les gusta esto: