Escuadrón militar de ejecuciones arbitrarias en la FNAMP y sicariato desde la PMOP

1/3

Quien tiene la cura, tiene la enfermedad

 

·       La Fuerza Nacional Antimaras y Pandillas, bajo el mando militar, y la Policía Militar del Orden Público (PMOP) trabajaron con la Mara Salvatrucha (MS-13).

 

Tegucigalpa, Honduras | Reporteros de Investigación. La FNAMP operó con testigos falsos, casos fabricados, siembra de evidencias y ejecuciones arbitrarias.

Mientras, la Policía Militar del Orden Público ha tenido en sus filas a 200 hombres implicados en extorsión y sicariato. El testimonio fue ofrecido por una persona de la estructura Antiextorsión cuya motivación es sacar a luz la podredumbre.

Los militares iban sin uniforme, mataban a extorsionadores contrarios a la Mara Salvatrucha (MS-13) y luego partían y se uniformaban para salir a dar seguridad al pueblo hondureño.

—“Pelaban dieciochos”, así es como resume la operación el alto oficial de la Policía Nacional (en situación de retiro) que contó la historia.

Tenían las Escuchas del Estado, recibían información de la mara sobre los blancos a matar. De esta forma seleccionaban las víctimas. Ejecutaban de manera arbitraria a extorsionadores de la pandilla o a otras personas que se hacían pasar como parte de una mara o pandilla aprovechándose del miedo.

Lo hacían así porque querían tener una extorsión controlada. Es decir, extorsionar o permitir la extorsión solamente a la MS-13 sin que el problema se les fuera de la mano.

Negociaron baja de la incidencia en el crimen

Esta complicidad no siempre tiene como motivo la corrupción sino que podía ser un mecanismo de control, dejar a un solo grupo operar a cambio de información de inteligencia con el fin de bajar la incidencia criminal.

Un ejemplo de ese control, es que en una reunión llevada a cabo en San Pedro Sula, entre un alto jerarca militar y empresarios, el jefe castrense aseguró a los empresarios que desde la cúpula de la FNAMP podían garantizar que en 2020, la MS no cobraría extorsión.

Desde 2020 y durante todo el año 2021, los medios repitieron que la MS ya no cobraba extorsión. La organización no estatal Casa Alianza registra desde 1998, las ejecuciones extrajudiciales de personas menores de 23 años y emite un informe mensual. En su informe de enero de 2021, Casa Alianza reveló:

“Los casos en los cuales se encuentran cadáveres dentro de sacos, bolsas plásticas, amarrados con sogas o envueltos en sábanas (a los que la población popularmente denomina encostalados) continúan apareciendo; en enero de 2021 se contabilizaron 16 sucesos. Una particularidad de esta práctica fue que en el primer mes de 2021 los cuerpos de los ejecutados fueron “empaquetados” (se embalaron con plástico de polietileno y se depositaron en sacos o cajas de cartón) y se les dejó la leyenda “extorsionador punto com”; este patrón se presentó en 13 de los 16 cuerpos y sugiere que las ejecuciones responden a un plan sistemático por parte de los criminales”.

Ejecuciones documentadas, cometidas por la FNAMP

Este es un recuento de casos de muerte, tortura y siembra de evidencias documentados por RI que empieza así:  El 25 de febrero de 2022, la FNAMP abatió a disparos a Marlon Feliciano Montes. Era un defensor de territorio de El Tulito, Marcovia. Integrante de la Empresa Campesina Nuevo Amanecer. Diversas instituciones del país analizan este caso y le conocen como la ejecución de El Tulito. Reporteros de Investigación hoy saca a luz un fragmento del expediente en donde se pide el allanamiento.

La FNAMP se dedica a investigar extorsión, crímenes de maras y pandillas. Choluteca es una zona con baja incidencia de este problema mucho menos, el municipio de Marcovia.

Eso hace aún más inexplicable la presencia de la FNAMP en Marcovia. El 24 de febrero de 2022, la fiscal regional del sur Ligia Tábora en un escrito de autorización judicial de allanamiento describió ante el juez que la FNAMP había detectado un punto de almacenamiento, venta y distribución de drogas de marihuana y cocaína.

Este punto era una morada de Marcovia, Choluteca. La FNAMP había hecho una operación policial contra los señores Julio Virgilio Amador Maldonado, Pedro Antonio Amador, y Cristian Joel Corrales. En la solicitud, la Fiscalía los señaló con los alias de Cacarra, Dubas y Cristian.

En realidad Pedro Antonio Amador y Cristian Joel Corrales eran líderes campesinos, activistas de una cooperativa de Marcovia. El 24 de febrero de 2020, Radio América informó que había orden de captura contra 16 campesinos entre ellos contra Amador y Corrales.

La orden de captura fue emitida en un contexto de disputa entre el movimiento popular contra acciones de empresas azucareras.

Sobre esta ejecución, la organización no estatal ACI PARTICIPA informó desde el lugar de los hechos que a eso de las 4:30 de la mañana, la Fuerza Nacional Antimaras y Pandillas (FNAMP) al mando del agente Luis Gustavo Cálix Figueroa (Juez Ejecutor), en compañía de la Policía Militar, se disponían hacer un allanamiento de morada en la vivienda del señor Julio Virgilio Amador Maldonado y otros.

Por ley, en Honduras, los allanamientos deben hacerse a las 6:00 de la mañana.

El relato de ACI PARTICIPA indica que “según la versión de los pobladores, los agentes golpeaban la puerta al extremo de tirar piedras. A 40 metros del lugar mientras un grupo de personas esperaban el bus que los transporta a su centro de trabajo (camaronera), los agentes empezaron a disparar sus armas de reglamento, quitándole la vida al instante al señor: Marlon Feliciano Montes Nuñez de 35 años”.  

Los medios de comunicación, por el contrario, basados en información oficial, reportaron que la persona murió en medio de un tiroteo.

El 18 de enero de 2021, la FNAMP capturó al cooperativa de la Empresa Campesina Nuevo Amanecer, al defensor de territorio de Marcovia, Choluteca, Pedro Chávez Zaldivar, acusado por el delito de usurpación por parte de las empresas Los Destellos y Azucarera del Sur. “Hecho sorprendente porque en el sector rural donde vive el detenido no existen maras ni pandillas y tampoco el señor Pedro Chávez es marero o pandillero”, reporta el informe de la situación de Derechos Humanos ACI PARTICIPA de 2021.

De nuevo, la FNAMP atacó el 10 de marzo de 2021. Ese día capturaron al defensor de territorio de Marcovia, Ulises Marcia Aguilar, de 54 años, integrante de la Empresa Campesina Horizontes El Ayotal.

El 3 de abril de 2020, organismos nacionales e internacionales dedicados a la defensa de derechos humanos denunciaron que el 2 de abril de ese año, guardias de seguridad de La Grecia mataron a la defensora de DD. HH. lris Argentina Álvarez, durante un desalojo, informó el Centro de Estudio para la Democracia (Cespad).

El 7 de abril de 2019, Teleprogreso reportó: “Un supuesto pandillero muerto y un agente de la FNAMP herido dejó un enfrentamiento armado hoy en un sector de la colonia Las Brisas de Comayagüela. Hasta el momento se desconoce el nombre de la víctima”.

La ejecución de Cristopher

Cristopher Betancourt,  tenía 20 años de edad. La FNAMP lo mató el 5 de agosto de 2021. La versión oficial publicada en la prensa fue que murió en un supuesto enfrentamiento, la versión oficial dada a los operadores de justicia es que Cristopher Betancourt se suicidó. Este crimen plantea un patrón de manipulación de evidencias con la aprobación de las máximas autoridades de la FNAMP. Un modo de operar descubierto por operadores judiciales es que luego de matar a los jóvenes, los llevaban al hospital para ganar tiempo y manipular la escena del crimen, explicó un investigador.

En el caso de Cristopher, había una operación para una supuesta entrega controlada para el pago de extorsión, a eso de las 5:00 o 6:00 de la mañana. Aunque las autoridades dicen que disparó, la revisión muestra una trayectoria que no concuerda con la narrativa. Cristopher escapa, entra a una de las casas de El Pedregal (territorio de la 18), la FNAMP habría entrado sin orden de allanamiento a la casa. Se oye un disparo y alegan que se trata de un suicidio. 

Cuando Medicina Forense hace la autopsia encuentran algo carbonoso en sus manos, pero hay casquillos de distintas armas en la escena.

La ejecución de la Plebe

El 22 de diciembre de 2021, la FNAMP mató a Fredy Noé Díaz Reyes alias “Plebe”. La versión oficial fue que murió en un supuesto enfrentamiento. La FNAMP informó que portaba dos armas de fuego calibres 45 y 40 mm, un pasamontañas y un chaleco antibalas. Reyes falleció en Intibucá, al occidente de Honduras.  

“Tía Elia ayúdeme”

Solo 24 horas después, el 23 de diciembre de FNAMP, en la Costa Norte, en la ciudad de San Pedro Sula, la FNAMP detiene a un menor y lo lleva a unos apartamentos abandonados, cuando es llevado el menor grita “tía Elía ayúdeme”. En la escena, la FNAMP, hiere al sobrino y a la tía, el caso permanecía oculto hasta el día de hoy. El niño es llevado por la FNAMP y permaneció desaparecido.

Wilson: El único caso investigado públicamente

El 31 de mayo de 2022, con solo 15 días de haber pasado a manos de la policía, sin estar claro si la estructura que operaba es la misma que traía imbuida la práctica militar de ejecutar jóvenes, agentes policiales de la FNAMP mataron a Wilson Ariel Pérez Hernández, de 21 años. Era buscado por el delito de maltrato contra la mujer luego de haber pateado salvajemente a una oficial de la Policía Nacional. Un hecho que conmovió a la opinión pública. 

La versión oficial fue que murió en un supuesto enfrentamiento. La Policía aseguró que haría una investigación interna. El jefe policial, comisionado general Gustavo Sánchez, y la viceministra, Julissa Villanueva, aseguraron que no habría encubrimiento para nadie. 

Mediante Oficio. No. DIDADPOL-UT-016-2022,  este ente de investigación de la Policía Nacional, ante una solicitud de información pública respondió:

“Preliminarmente, se ha identificado a seis (6) funcionarios policiales que participaron en la acción policial mencionada, los que detallamos a continuación: 1 Sub Comisario de Policía. 1 Inspector de Policía. 1 Sub Inspector de Policía. 3 agentes de Policía. Todos asignados a la Fuerza Nacional Antimaras y Pandillas, de la Ciudad de San Pedro Sula, (FNAMP-SPS). De momento no se tiene conocimiento de que en dicha operación policial haya participado algún Comisionado de Policía. Por lo que de acuerdo a las atribuciones con las cuales se está investido, se están realizando diligencias encaminadas a establecer los presupuestos legales que exige el procedimiento disciplinario administrativo. De momento es lo que se puede informar, en virtud de tratarse de una investigación en curso y sobre todo en apego al principio de reserva que rige el proceso disciplinario”.

En este caso la versión policial establece que hay un vídeo que estaría validando la versión del enfrentamiento y testigos que vieron cuando la persona fue herida e intentaba saltar por un muro, pero ya pasó un mes y medio y el Ministerio Público aún no pide órdenes de captura, el arma que fue decomisada y que supuestamente portaba Wilson pertenece a una persona que había sido capturada por la FNAMP. No obstante, esa arma no le había sido decomisada, solamente otro lote de armas.  La policía cree que la Fiscalía quiere armar un caso para afectarles y que por eso aún no presenta la acusación ya que los peritajes y evidencias confirman, según ellos, su versión de los hechos con prueba científica. Su versión es que el joven murió en un enfrentamiento con la policía.

“Uno no aguanto”

No es el único caso que el Ministerio Público mantiene dormido. Los fiscales no tienen apoyo, pero sí miedo. La Fiscalía de Delitos Contra la Vida y la Fiscalía de Derechos Humanos tienen en su poder las evidencias. Hay varios casos documentados en la Fiscalía, en secreto, son casos que esbozan cómo la FNAMP fue un escuadrón de la muerte que cometió ejecuciones extrajudiciales o arbitrarias.

Hay mensajes sacados de intervenciones a la FNAMP como el que dice “Uno no aguantó”, en supuesta relación a la muerte de personas bajo su custodia.  Además, han tenido versiones de que la FNAMP ganaba en los primeros años 5,000 lempiras de bono por captura lo que motivó los falsos positivos. El dinero habría salido desde la Secretaría de Defensa.

Como la FNAMP y la PMOP operaban camuflados en la estructura llamada Fusina, es difícil delimitar responsabilidad de hombres encapuchados, pero la estructura de mando sí está clara.

El 28 de junio de 2022, en el programa Frente a Frente, el director de la Policía Nacional reveló que “La Policía Nacional no tenía sus instituciones de seguridad ciudadana a cargo. Tenemos un mes de estar a cargo de la Fuerza Nacional Antimaras y Pandillas y quiero dar una primicia, lo vamos a transformar porque hemos encontrado una institución que violentaba los derechos humanos. Hemos encontrado una institución que llevaba testigos falsos a los diferentes instituciones. Hemos encontrado una institución que implantaba evidencias a las personas que estaban acusadas”.

Noticias

Nuestras redes

SeguidoresSeguir
SeguidoresSeguir
SeguidoresSeguir
0SeguidoresSeguir
SuscriptoresSuscribirte

Noticias

Investigaciones

Internacionales

A %d blogueros les gusta esto: